jueves, 10 de mayo de 2012

Los Peces de Tierra

Un viajero francés que visitó Constantinopla en el siglo XVI relata en su libro de viaje un hecho del que fue testigo y que le llenó de asombro.

En mitad de la populosa ciudad, en el centro de uno de sus mejores barrios cerca de Santa Sofía, contempló incrédulo como unos muchachos abrían un agujero en el suelo en donde pescaban peces que parecían provenir de las mismas entrañas de la tierra.

Los conocían como Peces de Tierra y al parecer, resultaban ser un plato delicioso.

Este increíble prodigio tiene una sencilla explicación que nuestro asombrado francés ignoraba. Bajo la ciudad de Constantinopla se construyó en el año 532, en plena época Bizantina, unas enormes cisternas de agua que ocupan gran parte del subsuelo de la vieja ciudad.

El motivo de realizar semejante obra fue que Constantinopla no disponía de fuentes naturales de agua y dependían totalmente del suministro que le proporcionaba los acueductos que traían el agua desde varios kilómetros de distancia. Esto hacía la ciudad muy vulnerable a los asedios pues el enemigo tan solo tenía que cortar estos viaductos para rendir la ciudad si no querían morir de sed. Por ese motivo se construyeron varias descomunales cisternas siendo la más grande de todas La Cisterna de Yerebatan.

Se construyó empleando las columnas de los templos romanos de Anatolia y se utilizaron un total de 336 que forman una cavidad de 10.000 metros cuadrados, con ocho metros de altura y con capacidad para 30 millones de litros de agua.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, no utilices palabras mal sonantes a menos que tu inteligencia no te lo permita.