lunes, 14 de mayo de 2012

¿Realmente somos libre-pensadores?

La manipulación mental.
Consignas subliminales, mensajes ocultos en canciones y peliculas... ¿Es posible teledirigir las mentes ajenas?

En 1957, el sr. James Vicary descubrió a la prensa que había insertado destellos subliminales en la pelicula PICNIC.

De acuerdo con el testimonio de Vicary, los eslóganes "beba Coca-Cola" y "¿Tiene hambre? Coma palomitas" fueron proyectados subliminalmente sobre el rostro de la actriz Kim Novack cada cinco segundos. Al ser estas imagenes de brevísima duración (1/25 de segundo), el público no fué consciente de haberlas visto y, por lo tanto, recibió la orden sin oportunidad de poder reflexionar sobre su contenido.

James V. afirmó que durante las siguientes seis semanas, las ventas del refresco en Fort Lee (New Jersey), donde se proyectó la película, habían aumentado un 18.1%, mientras que el consumo de palomitas se disparó hasta el ¡¡57.8%!!

Este fué el comienzo de la tecnica de manipulación mental sobre los espectadores o como teledirigir casi cualquier mente.

Uno de los discipulos aventajados de J. Vicary, Hal C. Baker, profesor de medicina de la universidad de Tulane; dijo haber probado con éxito, en 1979, una "cajita negra" para usar en tiendas y grandes almacenes y que mezclaba mensajes antirrobos, con musica inaudible a nivel consciente.

Un año mas tarde y utilizando éste repulsivo método, se demostró en la Clínica Médica McDonagh (Gladstone, Missouri) haber reducido el número de desmayos en pacientes con ansiedad, gracias a los mensajes subliminales tranquilizadores, camuflados en melodías agradables.

Ya en los años 90', se le encontró una nueva productividad ($$) comercializando multitud de cintas de auto-ayuda, que utilizaban técnicas semejantes para dejar de fumar, tener buenas erecciones, comprender mejor a tu pareja, etc.

Así que ya sabes, no compras lo que necesitas, sino que consumes lo que "ellos" quieren...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, no utilices palabras mal sonantes a menos que tu inteligencia no te lo permita.