sábado, 9 de junio de 2012

La Tribu Kashi

Al noreste de la India y cerca de Calcuta, en Meghalaya; mas concretamente en la capital Shillong, habita esta pequeña tribu que subsiste, principalmente, de la agricultura.

En esta comuna de aprox. 1.000.000 de habitantes se rige por un sistema matri-lineal y matri-local, o sea, las mujeres lo hacen todo.

Ellas paren, crian a los hijos, trabajan y llevan todo lo concerniente al hogar y los hombres son, literalmente, ¡¡¡los procreadores!!!

Antiguamente este sistema tenía sentido, ya que los aborígenes salían de caza y pesca, pero hoy día queda obsoleto y los hombres de la tribu se sienten como floreros, meros objetos sexuales. "Todo lo que tenemos que hacer es comer, beber, tocar la guitarra y tener hijos" dice uno de los indígenas resumiendo corto y rápido el día día de estos afortunados.

La situación de los Kashi es una paradoja en el subcontinente indio, donde tener una hija es considerada una maldición, ya que al casarlas hay que entregar una dote; luego pasan a dominio de la familia del marido, esta y según el grado de humanidad de los hombres, dependerá el que abusen de ella todos los miembros de la familia. Lo peor viene cuando una mujer queda soltera por fallecimiento del hombre, entonces se practica el "Sati" que consiste en quemarla en la hoguera, porque para los Kashi, quedarse viuda es como nacer hombre y para ellos es ¡¡¡lo peor que puede ocurrirle a nadie!!!

Los hombres de la tribu ¡¡¡no son felices!!!, tratan de cambiar este sino y estan empezando a rebelarse contra las mujeres. Quieren dejar de ser hombres objetos y para ello han fundado la "Syngkhong Rympei Thymai" (la cuña que sostiene la mesa tambaleante), un movimiento que cuenta con 2.000 miembros y con el que se pretende acabar con lo que muchos han llamado "el último matriarcado del planeta".
Sin embargo, es una quimera.